¿Se le mide a las criptomonedas?

Mucho se ha hablado de las criptomonedas, e incluso los correos electrónicos, mensajes de texto, y hasta cadenas de Whatsapp, a veces se inundan de información para invertir en este tipo de negocio.

“A mí me han llegado invitaciones de amigos, compañeros de trabajo, etcétera, invitándome a que compre criptomonedas, que eso seguro me tapo en plata. Pero la verdad no entiendo mucho y creo que de eso tan bueno no dan tanto”, dice Germán Gómez, un técnico en electrónica.

Las criptomonedas se definen como un tipo de moneda digital que utilizan un cifrado digital en sus operaciones, como las transferencias de dinero o el pago de un determinado producto o servicio.

Para la empresa de software Nubox, “la criptomoneda resuelve una parte fundamental del problema que tiene el dinero digital: el hecho de ser potencialmente utilizado más de una vez. Por esta razón, existen entidades centralizadoras que llevan balances y registros transaccionales, siendo la característica principal de este activo”.

Eso así, aclaran los riesgos. “Cuando la transacción está hecha, no puede ser revertida. Lo mismo pasa cuando hackean una criptomoneda: no se puede recuperar el dinero, puesto que no existen seguros ni regulaciones que lo protejan, ni tampoco obligaciones impositivas asociadas. Solo están reguladas por inversionistas privados (al contrario de las monedas convencionales, que están reguladas por los gobiernos, grandes bancos y fondos de inversiones)”.

Los expertos de esa entidad explican que sirven para adquirir bienes y/o servicios en comercios digitales, además de poder estar sujetas a conversión por otras divisas del mercado formal.

¿Volatilidad?

De acuerdo con el Observatorio eCommerce, se necesita músculo financiero para participar en el negocio; sin embargo, el hecho de que se puedan comprar fracciones de esta criptomoneda incide en que cada día existan más inversores dispuestos a involucrarse en este mercado en Colombia.

“No todos los inversionistas están hechos para el volátil mundo del bitcoin y las criptomonedas. Se necesita un temple de acero, en virtud de la inestabilidad que caracteriza a este mercado. Sin embargo, las ganancias cuantiosas que se obtienen compensan el susto que se pasa”, aseguran fuentes de la entidad.

A su vez coinciden con Nubex en que no hay respaldo. “La seguridad de las operaciones la garantiza el sistema de blockchain, una base de datos que aloja todas las operaciones de criptomonedas y funciona como un libro”.

“En Colombia no ha habido un pronunciamiento oficial de las autoridades ni anuncios de normativa. El Banco de la República, la Superfinanciera y la Superintendencia de Sociedades solo han alertado acerca de los riesgos implícitos de invertir en criptomonedas”, señalan fuentes de esa organización.

Efectivamente, la Superfinanciera alertó a las entidades que están sujetas a su vigilancia y control, que no están autorizadas a invertir, intermediar o custodiar criptomonedas, según consta en la Carta Circular N°29 de 2014, que fue refrendada en 2017 y en 2014, el Banco de la República advirtió que el bitcoin no es moneda de curso legal en Colombia, por lo cual no tiene poder liberatorio para extinción de obligaciones y nadie está obligado a recibirlo como medio de pago.

Para el Emisor, los inversionistas de este tipo de recursos deben tener en cuenta que los precios de los criptoactivos son altamente volátiles y, por consiguiente, carecen de los atributos esenciales del dinero.

Pero para Gerardo Peña, quien negocia y promueve este dinero digital, las ventajas son muchas. “Los pagos que se realizan en criptodivisas se formalizan de forma instantánea. Además, no existen intermediarios. Las transacciones se realizan de una persona a otra.

La realización de los pagos mediante criptomonedas es muy sencilla. Tan solo hay que escanear código QR de la persona a la que se le va a realizar el pago e indicar la cantidad deseada, por lo que se puede realizar desde cualquier móvil con Internet. Además, se pueden utilizar desde cualquier país”.

Así mismo, agrega, los impuestos que incluye cada transacción realizada en monedas virtuales son mínimos. Además, las tasas para enviar dinero al exterior también son mínimas.

Insiste además que pese a lo que se quiere mostrar, son seguras. “Los sistemas criptográficos de las monedas virtuales son extremadamente seguros, hasta tal punto que, por ahora, ninguna criptomoneda ha tenido ningún fallo de seguridad”, precisa.

Reglas actuales de las criptomonedas

De acuerdo con Mónica Reyes Rodríguez, de Reyes Abogados Asociados, a la fecha:

– Los operadores del mercado de valores no se encuentran autorizados para asesorar y/ o gestionar operaciones sobre monedas virtuales; no pueden custodiar, invertir, intermediar y operar tales instrumentos, ni permitir el uso de sus plataformas para transar en el sistema de monedas virtuales.

– Las criptomonedas no pueden utilizarse para el cumplimiento de operaciones obligatoriamente canalizables a través del mercado cambiario, es decir, no pueden utilizarse para pagar exportaciones o recibirse como pago de importaciones, no configuran una operación de endeudamiento externo en el evento de que se reciban como préstamo y no se registran como avales o garantías.

Aun así, el Banco de la Repúblcia ha conceptuado que se deben registrar como una inversión financiera internacional, cuando se adquieran con divisas y el monto acumulado exceda de 500.000 dólares.

– La Dian ha establecido que las criptomonedas hacen parte del patrimonio gravable de los contribuyentes y que los ingresos percibidos de operaciones con las mismas deben ser reportados como operaciones gravables con el impuesto sobre la renta.

– El Consejo Técnico de la Contaduría Pública ha conceptuado que las inversiones en criptomonedas son activos y que deben contabilizarse en los estados financieros de las empresas.

Powered by WPeMatico

Buy a Crypto Miner

AdSense